miércoles, 27 de abril de 2011

"Puntadas" exposición de Che Serguera









Che es médico e investigador. Trabaja con AND, cambia genes, trasplanta células, modifica animales.

Debe coserlos también al concluir la faena de trasformar el conejillo en pregunta o respuesta.

Pero parece que coser en el laboratorio no le basta y sigue cosiendo en la casa. Me recuerda el personaje de los tiempos modernos cuyo albedrío y discernimiento quedan aglutinados entorno a las roscas. Che cose ratones y cose fotos, modernizando tal vez una forma de cirugía y modernizando, si se quiere, el moderno collage. Crea sus paisajes ficticios mezclando, groseramente, elementos que no fueron nunca compatible de otro modo. Esos decoros no son por tanto absurdos, sub o supra reales, son simplemente falsos pero con una voluntad de subrayar el trucaje. Léase, al mirar esas fotos, “ Cuidado, paisaje poético” .

Aquí la copla de Che le canta al mar y al cielo con imagines mudas, cuadradas o redondas, implantadas sobre el horizonte, que miman sin palabras la noción general que las define “ eso es una nube” y lo dice una brisa imperceptible. Otra foto muestra una grieta sobre un muro blanco y veo la semilla del caos, en otra un cielo rajado por un avión que pasa es rápidamente cosido … para sonarlo? O por no dejar el sexo de el universo que se esconde detrás? Si hay, a veces, en esas fotos retocadas un pudor excesivo y el temor de verse desvanecer en recuerdo, la belleza efímera de un paisaje, al punto de querer conpcetuailzar esas visiones. Lo dije y lo repito, el arte de Che es, sin dudas un arte conceptual, donde las imagines copian las palabras sin poderlas pronunciar.

Vea una bandera en el aire con sus pliegues y tu cerebro extiende ese movimiento y prevé las torsiones y los ruidos secos de la tela en el viento y te sorprendes al sorprender tu cerebro paralizado, al no poder darle vida a ese movimiento porque ella, la bandera, esta cosida, irremediablemente inmovilizada. En otras fotos de lo que parece ser una serie, otras banderas, se han soltado por partes y los sentidos recobran sus poderes de anticipar, imaginar y prever.

Terminaré con este comentario, es extraño notar que los contenidos de una foto que están por definición inmovilizados puedan serlo aún mas si están sujeto por hilos.

Maria Eugenia Castilla (Petite)

Lic. Historia del Arte